Seguro Decenal para edificios que no son vivienda o de la Administración Pública

Seguro Decenal para edificios que no son vivienda o de la Administración Pública

Como ya sabemos, cuando la edificación va destinada a viviendas el Seguro Decenal es obligatorio, pero cada vez más se realiza su contratación para otro tipo de edificaciones, por ejemplo:

¿Qué ocurre cuando la Administración Pública actúa como promotora?

¿Qué beneficios tiene contratar un seguro decenal de un centro comercial, nave industrial, oficinas u hoteles cuyo Promotor no está obligado a la contratación de este seguro?

Seguro Decenal para Edificios de la Administración Pública

El Seguro Decenal para edificios de la Administración Pública está presente en muchas de las adjudicaciones actuales.

Según el Artículo 1.3 de la LOE: “Cuando las Administraciones públicas y los organismos y entidades sujetos a la legislación de contratos de las Administraciones públicas actúen como agentes del proceso de la edificación se regirán por lo dispuesto en la legislación de contratos de las Administraciones públicas y en lo no contemplado en la misma por las disposiciones de esta Ley, a excepción de lo dispuesto sobre garantías de suscripción obligatoria”.

Así en el Articulo 244.- de la Ley de Contratos del Sector Público : “Responsabilidad por vicios ocultos” indica que el contratista responderá de los daños materiales causados en la obra por vicios o defectos que afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y que comprometan directamente la resistencia mecánica y la estabilidad de la construcción, contados desde la fecha de recepción de la obra sin reservas o desde la subsanación de estas.

Es decir, para poder cumplir con esa responsabilidad, en los pliegos de los contratos de obras de la Administracion Pública se incluye la obligatoriedad de contratar el Seguro Decenal, independientemente de que el edificio tenga uso de vivienda u otro.

De esta forma, las Administraciones se protegen de futuras indemnizaciones por daños en la estructura de estos edificios.

A parte de los edificios de viviendas, algunos ejemplos de edificios por los que la Administración Pública puede solicitar un Seguro Decenal son los siguientes:

  • Hospitales.
  • Edificios de la Administración destinados a oficinas.
  • Otras edificaciones sanitarias, como centros de salud, hospitales o geriátricos.
  • Edificios de Educación como colegios, institutos o universidades.
  • Edificios destinados a la seguridad como comisarías de policía o edificios militares.

Seguro Decenal para Edificios cuyo uso no sea vivienda

Para el resto de los edificios que no sean de viviendas (oficinas, hoteles, centros comerciales, naves industriales…) también se puede contratar este seguro.

Beneficios de contratar un Seguro Decenal, aunque no sea obligatorio.

  • Este seguro aporta tranquilidad para afrontar cualquier gasto en caso de que existan daños en la estructura del edificio.
  • El Precio del Seguro Decenal es otra de las grandes ventajas de este seguro en relación a las garantias que ofrece, no incrementando significativamente el coste de la obra.
  • Contratación de un OCT, como ya sabemos la mayoría de las aseguradoras no admiten riesgos si la obra no está supervisada por una OCT, su principal misión en hacer una revisión de proyecto y un control a lo largo de la ejecución de la obra  

Por todo esto para el promotor es una garantía de calidad, ya que no deja nada en manos del azar. Y anima al resto de intervinientes en la obra a aumentar sus propios controles y a producir servicios de mayor calidad.

Aunque la obligatoriedad del seguro sólo afecta a los edificios destinados a vivienda, para el promotor su contratación ofrece un plus de seguridad y una garantía de calidad adicional que hoy en día valoran los posibles compradores, usuarios de edificios y que muchas administraciones públicas exigen.

En definitiva, los edificios para uso de «actividades comerciales, industriales y de cualquier otro tipo puedan contar, al igual que la vivienda, con la protección de un seguro de daños que garantizará la correcta ejecución de las edificaciones» por lo que recomendamos su contratación, ya que no se nos puede olvidar, que el PROMOTOR tiene una responsabilidad en todas las obras que promueve. 

Ir arriba